Deslumbrado

Ha quedado una bonita noche en Santiago. Fría, húmeda. Las calles están vacías. La gente se queda en casa tirada en el sofá viendo la tele, o con suerte una película divertida. Hablemos de soñar. Pienso en la decepción. Siempre sobre mi cabeza, agitándose espasmódicamente.

Publicidad. Música de fondo. Demasiadas cosas que decir y muy pocas palabras para poder plasmarlas. El miedo no entiende de gramática ni de léxico. Intento no asquearme pero es imposible. Soy como soy. Y a quién no le guste que se joda. Para que darle más rodeos a la misma idea. Hace tiempo que he dejado de buscar la perfección. Y esto me lleva a Capote. Aunque lo niegue, Truman significó algo y ahora forma parte de la historia de mi vida, por eso reposo en su recuerdo de vez en cuando, buscando alguna enseñanza olvidada por mi cabeza inestable.

Marlon Brando diría: “No preste demasiada atención a lo que digo. Mis sentimientos son muy variables.”

Ficción de la noche: El banquete de bodas

Canción de la noche: Deslumbrado (Quique González)

Personaje de la noche: Fran y Merino (Pekin Express)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Deslumbrado

  1. C.J. dijo:

    cuando pueda parar de reirme te haré un comentario serio.

    pero eso no será hoy xDDDDD

  2. gran momento el del aula de informatica xDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s