En vela

Son las 5 y 10 de la mañana, sé que es absurdo decirlo porque aquí arriba (o allí abajo) aparece la hora en la que publico este texto. O quizás no lo haga y solo lo esté soñando, de tal forma que todo lo escrito carece de sentido, ¿novedades?

A una hora tan intempestiva debería estar durmiendo, pero no lo hago. Esta semana ya me he acostado a las 3, a las 4, a las 6 y a las 8. He perdido el ritmo del sueño y ya no entiendo sus dinámicas. Además, por tercera vez he emprendido la ambiciosa tarea de emborracharme, pero esta vez he fracasado. Aunque idolatre la frase de M. “solo hay que darle torrente al río”, y aunque la haya pronunciado orgulloso esta noche, no me la acabo de creer, al igual que el tema de las esposas de Leo en El show de Martin (AKA Shutter Island). Hoy he bebido sangría, chupado trozos de fruta empapados en ron, digerido licor café, engullido vodka y tomado cerveza (¡cómo echaba de menos a la Coronita!), pero nada, el alcohol no se me subió a la cabeza, no perdí la noción del espacio, del tiempo y del ridículo.

Así que por eso estoy aquí y escribo medianamente bien, sino estaríais leyendo letras que se irían acumulando como grietas en la acera. Por encima, dentro de escasas horas llegará un temporal que los medios de comunicación han anunciado como el principio del fin de nuestra civilización. No caerá esa breva. Pero como en esta sociedad todo funciona a través del miedo, dentro de 2 horas y media me tendré que embarcar en un viaje imposible a través de la carretera con los ojos como platos y los pies destrozados. Esto es vida.

Ahora veo TWW, como palmera de chocolate mezclada con yogurt de vainilla Larsa (uno de los mejores inventos que hemos ideado los gallegos en la historia en el sentido más amplio de la palabra (Rosa Díez, “no hay peor fanático que un converso” diría Aaron Sorkin)) y bebo cantidades ingentes de agua intentando adelantarme a otra resaca.

Lo peor de todo es que no tengo ganas de dormir, de cerrar los ojos, de pensar, o de dejar de hacerlo. Estoy bien así, en este estado artificial de felicidad, de paz interior, de tranquilidad pseudo hippy. A veces la vida te demuestra lo inmenso que es este planeta y todo lo que habita en él. Y es realmente hermoso, no, no es media noche en América.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a En vela

  1. C.J. dijo:

    Sólo digo que has fallado en la tradición la segunda semana.

  2. que lindo olvidándose tan pronto de las tradiciones xDD

  3. pero esq la tradicion era los viernes… ejem ejemmm

  4. tobyziegler dijo:

    Donde se dijo eso??? Ademas es absurdo pq las semanas tienen 7 dias, no 4. Si hubiera renovado ayer no hubiera puesto Turnedo ni California Dreamin q son mi 1 y mi 2

  5. C.J. dijo:

    La tradición es lo viernes, lo dije yo xD

    La semana va de viernes a viernes, que son 7 días como 7 soles!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s