Fuera de temporada. Brothers & Sisters

Otra que ha terminado, como 30 Rock, su 4ª temporada, uno de mis ojitos derechos, la gran Brothers & Sisters que descubrí en mi primer verano de exilio en mi propia habitación de madrugada viendo ese canal que antaño era tan bueno y que estaba comprometido con una forma de hacer televisión: La2 de TitoSilvio (AKA Cuatro).

En aquel tórrido verano, no sólo descubrí esta serie, sino que me enamoré de ella, con locura, con pasión, sin frenos, con la única atadura que su emisión semanal doble me imponía. Aquel no fue un verano fácil para mí, pero Brothers & Sisters me acompañaba en mi viaje a la demencia y al descubrimiento del amor imposible y enfermizo. Ha pasado el tiempo, me he ido quitando tormentos por el camino pero Brothers & Sisters sigue estando aquí, haciéndome compañía con sus historias sobre familias disfuncionales, serias y banales al mismo tiempo. Además, el paso del doblaje al ritmo USA y por lo tanto a la VOS, me ha regalado a un nuevo personaje, un renacido Scotty, que ha pasado de tener una voz aguda insoportable a una voz grave engatusadora.

Esta temporada ha sido maravillosa. Arrancó al borde del precipicio con todos los personajes manga por hombro y a partir de ahí fue increscendo, hasta llegar a su meridiano cuando se sumergió en la monotonía presa de unos guiones endebles pero también del coitus interruptus que las networks americanas imponen a sus series, jugando con las repeticiones de forma enfermiza. Las historias perdieron fuelle y algunos personajes comenzaron a desdibujarse en el horizonte.

Por suerte llegó Time after time, un episodio doble sublime donde el amor, la comedia y la tragedia se fundieron en un gran abrazo familiar, donde el pasado (¡cómo me gustan los capítulos que analizan el tiempo anterior al comienzo de la serie!) y el presente se mezclaron devolviéndonos a las esencias de este drama demasiado femenino y demasiado gay para llegar al americano medio de raza blanca que vive en Kansas, al americano del partido del elefante, que sin embargo se puede ver identificado en el choque ideológico que se establece entre el republicanismo moderado de Kitty y el la representación del ala más liberal del partido demócrata que personifica Norah.

A partir de aquí, y de la demostración del poder cómico de Sally Field (Norah Walker) y del dramático de Matthew Rhys (Kevin Walker), uno de los actores más infravalorados de su generación, nos enfilamos hacia un final al nivel de los mejores cliffhangers (golpes de efecto al final de un capítulo que dejan la tensión al máximo nivel para enganchar a los espectadores) que nos haya regalado la TV USA en los últimos tiempos. No sé que pasará a partir de ahora con mis queridos Walker, no sé a dónde nos llevará este final de infarto y el salto en el tiempo que supondrá el inicio de la próxima temporada, pero iré con ellos adónde quiera que vayamos. Un 9, porque hay cosas que nunca cambian.

El capítulo: Time after time (4×18-19).
Lo mejor: Thelma & Louise, Kevin y Sweet Scotty, Kevrahhh! y un largo etc. de momentos y situaciones.
Lo peor: El bajón de mitad de temporada. Y que su mayor punto fuerte: las conexiones humanas entre los miembros de la familia ya no son lo que eran.
Esta entrada fue publicada en Fuera de temporada y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fuera de temporada. Brothers & Sisters

  1. C.J. dijo:

    Se te está yendo la olla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s