Fuera de temporada. The Big Bang Theory

Muy pocas series (y cuando digo pocas es que las puedo contar con los dedos de una mano) pueden presumir de tener los datos de audiencia que tuvo The Big Bang Theory durante esta temporada en CBS situada justo detrás del Enemigo Público Nº1 para todo buen amante de las series cómicas yankees que se precie: Two and a half men, una pesadilla insulsa, insustancial, puramente noventera tanto en la estética como en las formas o en los temas.

Sobre esa base de apoyo popular basa esta serie su proceder. ¿Qué le gusta a la gente de The Big Bang Theory? En dos palabras: Sheldon Cooper. Pues bien, ahondemos aún más en la descomposición de tramas que lastra a la serie desde sus comienzos y convirtámosla en The Sheldon Cooper Theory, o como yo lo denomino, el Síndrome Sheldon Cooper. Ya he hablado aquí del Síndrome Ted Mosby, por el cual un protagonista se convierte en secundario de su propia serie. Pues bien, el Síndrome Sheldon Cooper sería aquel que padece una serie en la que no es que un personaje adquiera un protagonismo brutal. No. Sino que dicho protagonista se come a la serie. La gente no quiere ver The Big Bang Theory, la gente quiere escuchar las surrealistas frases del Doctor Cooper. He aquí el problema mortal y la mayor virtud de esta sit-com de la CBS.

¿Es TBBT entretenida? Sí, lo es. Y regular como pocas, por no decir ninguna. Pero es regular en lo corriente. Sólo en los capítulos en los que aparece Christine Baranski la serie se eleva, el resto del tiempo sigue a ritmo constante, confiada en que el incombustible Sheldon Cooper (interpretado magistralmente por Jim Parsons) nos siga embaucando con su encanto de deficiente social que llena el cielo de fuegos de artificios.

El resto de los elementos de TBBT son de cartón piedra, y están trillados o se encuentran en un segundo plano tan lejano que pasan a ser insustanciales. Sólo salvaría a Penny (la guapísima Kaley Cuoco) de la quema. Su personaje comenzó siendo horrible y ahora hasta me parece adorable, y sus encuentros delirantes con Sheldon son los momentos que espero con más ganas en cada capítulo. Los otros tres personajes andan a la deriva. Leonard (Johnny Galecki) me cae bien, pero no tiene gracia ni en su patetismo de niño bueno, Raj (Kunal Nayyar) siempre me pareció preocupantemente unidimensional y Howard (Simon Helberg) podría haber sido un gran personaje, pero bajo el yugo de la no-evolución que domina la serie ha acabado por asfixiarse a sí mismo.

En definitiva, The Big Bang Theory no es una gran serie, no tiene unos diálogos deslumbrantes, ni unas tramas brillantemente planteadas y narradas, y sus personajes no son nada del otro mundo. Pero es entretenida. Y ese “pero” es la clave. Por eso sigo viendo The Big Bang Theory, porque me divierte, me hace reír de vez en cuando y no me pide nada a cambio. Cuando acabo de verla sigo siendo la misma persona que era antes, no me aporta nada trascendente, pero me hace feliz durante 20 minutos semanales. Un 8, que en realidad es un 7, pero que sería de mí sino sobrevalorara las cosas.

El capítulo: The Maternal Congruence (3×11).
Lo mejor: Jim Parsons y su Sheldon Cooper, las apariciones de Christine Baranski.
Lo peor: Que su única baza sea Sheldon Cooper, que el personaje lo domine todo y lleve a la serie a un estado de parálisis letal.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fuera de temporada y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fuera de temporada. The Big Bang Theory

  1. CBS dijo:

    “Cuando acabo de verla sigo siendo la misma persona que era antes, no me aporta nada trascendente, pero me hace feliz durante 20 minutos semanales.”

    qué grande, claro!

    nos chamamoslle (en contexto amoroso) a teoría das judías e a lasagna.

    A veces necesitas comer judías, son insulsas, saben a pouco e cando as comes…pf, non pasa nada especial, manteñente en forma. Cando te comes unha lasagna, oh my god, explosión de sabores, magnífico, genial lo mejor del mundo, enamoraste de unha lasagna, solo que acaba repetindo un montón, pero como estaba tan rica aprecias un montón o momento de disfrte e te olvidas do empacho…

    ayyy, quén me dera comerme unha boa lasagna, só a teño congelada, da marca DIA pra máis datos…
    Qué vida más triste…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s