Fuera de temporada. Glee

Acabo con los análisis de la temporada otoño2009-primavera2010, con el fenómeno del año: Glee.

Glee cuenta las aventuras y desventuras de los integrantes del coro de un instituto usamericano típico. Están los freaks, los guays, las animadoras, el profesor bueno, la profesora mala. Todos y cada uno de los arquetipos de este micro-género. Todo ello bañado en muchas y variadas canciones, porque sí, Glee no es sólo una serie teenager, es un musical. Ya he hablado aquí de la idea de placer culpable ligada a los musicales a propósito de Mamma Mia! así que no me voy a repetir.

Glee me gusta no porque sea buena, crítica, profunda (que a veces aunque parezca que no, lo es, aunque le resulte complicado esquivar el tonillo moralizante), sino porque es fresca, sí, un soplo de aire fresco en un panorama bastante monótono, es diferente, ágil y se ve con sumo placer. Además hay una causa igual de poderosa: Sue Silvester (Jane Lynch), uno de los personajes más carismáticos, dulcemente perversos, hilarantes y punzantes de la comedia que se hace hoy en día. Sin ella Glee no sería lo mismo, aunque cabe decir que en los capítulos que no sale la serie sobrevive perfectamente a su ausencia.

Del resto de personajes-actores, todo el mundo destaca a 4: el protagonista, el profesor Will Schuester (Matthew Morrison), un poco pesado para mi gusto, aunque ciertamente encantador; la brillante y cansina Rachel Berry (Lea Michele, directa al estrellato); el gay estereotipado Kurt Hummel (Chris Colfer), que a mí particulamente no me gusta demasiado, salvo cuando entra en escena su padre; y Quinn Fabray (Dianna Agron), que pasa de ser la mítica animadora estúpida y perversa a un personaje lleno de matices y cargado de bondad.

Aunque los Globos de Oro (Mejor Serie de Comedia/Musical), los SAG (Mejor Reparto de Comedia/Musical) o incluso los Emmy (aún por anunciar nominados) digan que Glee es la mejor comedia del momento, no lo es. Weeds, Californication, US of Tara, Modern Family, la incombustible 3O Rock, e incluso Community, Hung o How I met your mother, son mejores. ¿Es buena? Puede ser, ¿es la mejor? ni de coña. Aunque Jane Lynch sí es la mejor actriz de reparto. Un 8 fronterizo.

El capítulo: The Power of Madonna (1×15), con un genial número musical de Like a Virgin y otro desternillante de Vogue en forma de videoclip.

Lo mejor: Jane Lynch y sus enfrentamientos con Matthew Morrison, algunos momentos de mala baba, los actores invitados: Neil Patrick Harris, Kristin Chenoweth…

Lo peor: Que hace de la mojigatería un principio de vida, que no es todo lo negra que debería ser.

Esta entrada fue publicada en Fuera de temporada y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s