El espacio en una habitación

Sopla el viento de cara y me pega en las rodillas. Lo siento frío. Estamos en penumbras. Sólo con las dos pequeñas velas de melocotón alumbrando el techo desde el escritorio. La luna está a fuera. Al otro lado. Sí, ahora mismo me siento un héroe. Sueño con California. Y con beber en el Hotel una botella de vino, para recobrar los viejos tiempos de 1969. Pero sobre todo intento salir de la cápsula. Y poder flotar libremente. Balancear mis brazos hacia atrás. Ver como las estrellas se acercan a mi corazón aunque estén a milllones de kilómetros, en la oscuridad. Acaricio cada instante de esta revolución. Me siento libre y me siento puro. Nada malo puede pasar en este momento aunque las sombras se alcen en todas las esquinas de este cuartucho de mala muerte. Estoy por encima. Cansado de volar bajo durante años y años. Quiero saber quien soy. Y quizás ahora sea más consciente que nunca. No va a pasar nada malo. No ahora. No en este rincón de la galaxia. Sonrío. Podemos ser héroes, aunque sólo sea por un día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El espacio en una habitación

  1. C.J. dijo:

    Mítica película donde no pasa nada.

    Sobre tus idas de olla no tengo nada que comentar.Me gustas así ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s