El lector defendiéndose

Comencé a comprar el diario El País con 16 años. Lo compraba en el quiosco dónde quedaba con mis amigos para ir al instituto y lo metía en la eterna mochila azul. Y allí se quedaba hasta que lo sacaba después de comer y lo leía, con la tele encendida, tirado en la cama. Crecí como persona leyendo El País, dejé la adolescencia, me fui de casa, volví, y siempre he seguido leyendo el periódico ya sea en papel o vía internet. Siempre lo he respetado porque aunque a veces no estaba de acuerdo con su postura entorno a diversos temas, siempre me demostraba que era capaz de defender diversos puntos de vista, siempre desde una postura de centro-izquierda, con alta calidad periodística. Pero esto está empezando a cambiar. Hay secciones que andan a la deriva, como Internacional, que por encima es mi sección favorita, por no decir que es la única que realmente consulto con atención todos los días. Pero el motivo de que esté enfadado no es ese. El motivo son noticias estúpidas y muy mal documentadas, como “Demasiado gay para Hollywood”, en el que intentan crear polémica a partir del no estreno comercial de I love you Phillp Morris. El periodista que firma la noticia (¡que incluso sale en la portada del periódido!) dice que el film no se estrenó porque Hollywood es homófobo. WTF? Todos los años se estrenan películas de temática gay y con contenidos bastante más explícitos, porque la cinta no es que sea muy lujuriosa que digamos. La película no se estrenó porque es mala, demasiado mala para Hollywood. Ya sé que cosechó buenas críticas, pero a mí me pareció realmente mala, y por eso no la estrenaron, era una cinta con aroma a Oscar, los productores ya veían a Carrey y a McGregor y cuando la vieron se debieron quedar a cuadros y por eso no la estrenaron, la única posibilidad de que la película funcionase realmente era que estuviera en la carrera por los Oscar y ellos vieron que era imposible que lo estuviera, además de valorar todos los gastos de promoción que tendrían que poner sobre la mesa. Pero ¿qué se puede esperar de un film dirigido por alguién que está orgulloso de que su película es la anti-Brokeback Mountain? Lo contrario de obra maestra es bodrio, y aunque I love you Phillip Morris no llega a tal nivel, es una película fallida, mal interpretada, mal dirigida y sobre todo mal escrita. Si El País quiere hablar de homofobia que vaya a colegios o institutos donde seguro que hay muchos niños asustados ante el mundo y encerrados en sí mismos, y que deje de inventarse historias para no dormir.

Pero realmente no estoy indignado por esa noticia, qua al fin y al cabo es una noticia amarillenta pero inofensiva. Lo que en realidad me indigna es la cobertura que ha hecho el diario del culebrón político del verano: Las primarias socialista de Madrid. El tono, la estrategia, el contenido de todas las noticias que giran sobre ese tema me parece realmente horrible, retrógrado, antidemocrático. El País no cree en la democracia. Ni El País ni ningún otro medio de este reino oscurantista. Parece que son felices bajo esta partitocracia tiránica en la que vivimos, se mueven como peces en el agua entre la podredumbre que evacúan los dirigentes políticos organizados en familias mafiosas llamadas partidos. Y a mí eso me da asco. Palabras como crisis, batalla, guerra, avispero y frases como “El Partido Socialista de Madrid (PSM) se ha fracturado y vive en máxima alerta” constituyen la visión de mi periódico sobre unas primarias aunque parezca que están hablando sobre la construcción del Muro de Berlín, la guerra de Vietnam o el exterminio judío. Y yo me avergüenzo de ello. Las primarias y la elección directa de los cargos políticos son el único sistema efectivo para que exista una democracia más o menos aceptable. Esto lo sabían los griegos y los romanos que elegían a sus cargos públicos directamente y también lo saben los americanos. Si un yankee leyera una noticia en la que se critica abiertamente un proceso tan limpio y necesario para generar un debate sobre ideas y propuestas, como unas primarias, se horrorizaría, pensaría que seguimos anclados en la época de las monarquías absolutas. Y no iría muy desencaminado. Cómo se puede mancillar y amarillizar de esa manera. Un periódico que defienda la libertad debería aplaudir que haya primarias en madrid, y debería exigir que todos los partidos hasta en el ayuntamiento más recóndito del país las tuviera, es la única forma que tenemos de intentar ser algo libres y no vivir bajo el yugo de las dos torres: Génova y Ferraz, que todo lo ven, todo lo saben y todo lo controlan. Sí, esta semana me avergüenzo del periódico de mi vida. Y me asusto al ver en lo que se está convirtiendo este país. Italia, segunda parte.

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El lector defendiéndose

  1. cantueso dijo:

    ¿Y qué vas a leer ahora? ¿El Mundo?!
    Yo leía el Harald Tribune hasta hace poco y desde la elección de Obama, pero ahora tendré que buscar otra cosa, porque no aguanto lo de Afghanistan y que ya nadie se vea obligado a justificar esta guerra.

    Lo de Iraq lo explicaban de vez en cuando, que si Bin Laden, que si la democracia o las armas de destruccion masiva o Al Qaeda, pero ya ni eso.
    Menos mal que todavía quedan los blogs.

    • Toby Ziegler dijo:

      Antes de leer El Mundo me pego un tiro xD, no, seguiré con El País que es lo que hay, los muy cabrones tienen la suerte de que no tienen un rival a la altura.

      Sí, lo de Afganistan no tiene nombre, no es que nadie cuestione que sigamos allí, sino que se ve como algo normal, llevamos casi 10 años y la Guerra de Afganistán en como otro miembro más de la familia.

      Gracias por leer mi post :)

  2. cantueso dijo:

    Sorry.
    Quisiera ver si no me deja firmar con mi blog español.

  3. cantueso dijo:

    Pues no. No me deja. :-(

  4. cantueso dijo:

    ¡Ahora sí que ha salido!
    Por favor, no lo tomes a mal que haya puesto 3 mensajes de prueba en tu blog, pues que en WordPress es muy fácil borrarlos.
    Otra vez sorry and bye bye

  5. C.J. dijo:

    Creo que es la degradación del periodismo en general, no de EL País en particular. Lo que pasa es que en este caso nos duele, porque le tenemos afecto al periódico y porque nos ha dado buenos momentos…

    Sobre las primarias no puedo decir nada más, sólo que tienes toda la razón. Es absurdo la que se ha liado por algo que debería ser normal.

    Y lo de la homofobia… joder, este país es un cuadro. Ya no se sabe dónde escarbar para encontrar mierda…

    Buen post Pei. Nos vemos el jueves ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s