C de continuidad, cambio y contundencia

No llegó a 2 horas, pero que maravillosa madrugada de series. Volvió Weeds, comenzó The Big C y siguió implacable Mad Men. Ficción de calidad, perfectamente escrita y maravillosamente interpretada.

El primer plato fue The Big C. La nueva joya que Showtime tiene a bien regalarnos en formato dramedia. Al igual que sus hermanas mayores (Weeds, Californication, United States of Tara y Nurse Jackie) te desarma con una historia dramática mientras apela a tu sentido del humor. En el extraño equilibrio en el que se mueve el género, The Big C no me parece tan dramática como he leído por ahí. Quizás trata el tema más dramático de todos (aunque los de Jackie y Tara también se las traen), pero por lo visto en el piloto lo hace desde la calidez y un humor negro pero delicado. A todo esto no he dicho de que va la serie, The Big C se centra en la vida de Cathy Jamison, profesora, madre de un adolescente estúpido y toca huevos y esposa de un cuarentón regordete con complejo de Peter Pan, a la que un buen día su jovenzuelo y simpático médico le diagnostica cáncer. ¿Y quién es Cathy? Nada más y nada menos que una de las actrices más talentosas de los últimos 20 años, su excelencia Laura Linney, que debería de tener por lo menos 2 Oscar ya (Puedes contar conmigo y The Savages). Seguiremos informando, pero el piloto fue de sobresaliente.

El segundo, Weeds. Mi vida son María Luisa no era lo mismo, no sé qué será de mí cuando ella se vaya, cómo llenaré su vacío, quién me encandilará con su mirada hacia el vacío, con sus susurros provocadores y con sus errores continuos. Por suerte nos quedan 3 meses en los que nos veremos todas las semanas, y yo podré autoafirmarme en lo buena actriz que es y lo mucho que me gusta Nancy Botwin. En cuanto a Thwoack, fue un gran inicio de temporada. Definitivamente sabemos que Shane está loco, que en realidad toda la serie es una locura, una maravillosa y hedonista locura desatada, carente de todo tipo de frenos. Y qué decir de Silas… nada se puede decir, es pura arte visual.

Y de postre el cuarto capítulo de esta cuarta temporada de Mad Men. Realmente muy bueno, Don Draper – John Hamm cediendo un poco de protagonismo a favor de mis otros dos personajes – actores favoritos de Mad Men, Pete Campbell – Vincent Kartheiser teniendo peso por fin esta temporada, y no decepcionando, y mi adorada Peggy Olson – Elizabeth Moss (Zoey Bartlet en tiempos de El Ala Oeste), liberándose de los errores del pasado mientras arriesga en el presente, espero poder decir en unos días que ha ganado el Emmy.

Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s