Fuera de temporada. Weeds S06

Cuando uno, (básicamente yo), habla de María Luisa (Mary-Louise Parker), habla de palabras mayores, de la mujer total, de esa actriz de televisión brillante (la mejor (ex aequo con Allison Janney)) que no ha sido capaz de encontrar su sitio en el cine. Basta con ver una conversación-trifulca con Josh en El Ala Oeste, un minuto de la fragilidad que transmitía su rostro en Angels in America, o un rechupeteo de pajita en Weeds para saberlo. Para saber que es la auténtica reina de la dramedia. Adoro a Edie Falco, me rechifla Toni Collette, y juro y perjuro que amo a Laura Linney, pero no, María Luisa es la mejor, she’s fucking awesome, es el máximo exponente televisivo de la fragilidad del personaje trágico bañada en sensualidad.

Y ahora es cuando empiezo a hablar de la sexta temporada de Weeds, o de la tercera temporada de la Nueva Weeds, la Weeds post-Agrestic (Agrestic-Majestic). Esta temporada, como las dos anteriores fue una temporada de vaivenes, de idas y venidas, de capítulos geniales mezclados con capítulos corrientes, que me hizo soñar con la vuelta a la época dorada, que me frustró en el ecuador al descubrir que el regreso al pasado era imposible y que me reconquistó con los capítulos finales, sobre todo con esa enorme season finale, perfecta, a la altura de las anteriores. Porque Jenji Kohan es la mejor constructora de cliffhangers de final de temporada que he visto en mi vida. Pero al revés que en la anterior vez, este año no sólo había golpes de efecto, había muchos sentimientos volcados sobre unos personajes, otra vez, al borde del abismo. Sobre ese Silas impotente devorado por ese agujero negro de fatalidad que representa la matriarca más insensata y desequilibrante de la televisión (con todos ustedes, y por enésima vez, el show de Nancy Botwin). Sobre ese Andy convertido en domador de un cada vez menos pequeño psicópata (a pesar de todo nunca le perdonaré a Jenji no haber explotado el enorme potencial de la temible locura in-crescendo de Shane). Y al fin y al cabo sobre la propia Nancy, uno de los seres más hermosamente autodestructivos jamás ideados. Todas las cartas están sobre la mesa, la séptima (y parece ser que última) temporada de Weeds, será grande. Gracias Jenji, gracias María Luisa (y gracias a ti también, Hunter Parrish). Un 9.

El capítulo: Theoretical love is not dead (6×13).
Lo mejor: Mary-Louise Parker y sus chicos (Parrish, Gould, Kirk), esos momentos inconfundiblemente “weedianos”.
Lo peor: Su irregularidad, y que aún no haya encontrado del todo el tono perdido.
Esta entrada fue publicada en Fuera de temporada y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fuera de temporada. Weeds S06

  1. C.J. dijo:

    La verdad es que esta temporada ha tenido momentos sublimes, pero es imposible quitarse el sabor agridulce de la boca, esas ansias terribles de que todo vuelva a ser como cuando vivíamos en Agrestic.
    Durante esta temporada ha habido varios momentos de OJ, que al final son lo que alimentan nuestras ganas de Botwin, o Newman, o como se llamen ahora.
    Confiemos en Nancy, esa enorme Maria Luisa, siempre obligándonos a no perderla de vista. Y en Silas porque hagas lo que hagas, estaremos aquí ;) Y en tí Shane, aunque seas menos raro de lo que nos gustaría. Y en tí Andy, que crees ser el patrón de una embarcación que se va a pique.
    Cómo les echo de menos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s