Emmysalternative. Actor de reparto en drama

6. Delroy Lindo por The Chicago Code (FOX)

Delroy Lindo es, en una de las mejores series caídas en combata en la pasada temporada, el concejal Gibbons, dueño y señor de Chicago, corrupto, demagogo, brillante. Es difícil ponerle cara al poder, al ansia, a la necesidad enfermiza de poder. Lindo lo consigue, vamos si lo consigue.

5. John Slattery por Mad Men (AMC)

No es casualidad esta foto. Si Hendricks me llegó más este año es gracias al trabajo de John Slattery, y lo mismo se puede decir a la inversa. Hasta este año siempre he creído que el gran secundario de Mad Men era Vincent Kartheiser, pero este año las tornas han cambiado, por fin he entendido a Roger Sterling, por fin me ha llegado al alma, me ha dado pena, me ha emocionado, me ha revuelto el interior. Slattery ha dado en la diana.

4. Alexander Skarsgård por True Blood (HBO)

Eric Northman es el amo de la función cada vez que sale en True Blood. La palabra es magnetismo. Entre lo sexy y lo malo (pero bueno) que es no hay opción, me atrapa. Alexander Skarsgård hace que no podamos pensar en nadie mejor para el papel, es lo suficientemente frío y tiene la mirada suficientemente clara, penetrante. No hace falta que hable, o más bien masculle o susurre, siempre moviéndose entre el desinterés y la pasión, entendida esta como pasión cerebral, no hace falta, porque todo está en los ojos, dos puntos de atracción cargados de ironía.

3. Peter Dinklage por Game of Thrones (HBO)

Peter Dinklage dota a Tyron Lannister de la chispa adecuada. Da el pego como un tío gracioso y sumamente inteligente, posiblemente porque lo sea. Carismático como pocos, yo apostaría por él como ganador el domingo. Tyron no es bueno pero cae bien, no es bueno, pero se lo perdonamos porque Dinklage consigue hacernos creer que todos los defectos de Tyron son culpa del mundo, el mundo, sobre todo su familia, lo han hecho así. Y con ese juego de artificio verbal labrado durante minutos y minutos de verborrea, iríamos al fin del mundo.

2. John Noble por Fringe (FOX)

Su hubiera un premio del público (bloggero se entiende) lo ganaría John Noble. Pocos personajes son tan queridos como el  chiflado y superdotado Dr. Walter Bishop. Walter tiene un pasado oscuro, por eso su presente es una mezcla de pesadumbre y esperanza. Noble demuestra esta temporada que no sólo puede resultar entrañable, simpático, enigmático, deliciosamente brillante en su locura, no, John Noble ha demostrado que puede pasar de la bondad atormentada a la maldad rencorosa con un simple cambio de gesto, que es capaz de hacer bueno a un malo y malo a un bueno, para que al final nada nos quede claro, salvo que Walter (y hasta aquí puedo leer) como cualquier otro ser humano no es perfecto, y que al ser intelectualmente superior sus errores tienen consecuencias impredecibles y sus aciertos llegan más lejos que los de cualquier otra persona. Noble es un genio, y que no esté nominado al Emmy es un insulto a ese arte que se llama interpretación.

1. Alan Cumming por The Good Wife (CBS)

¡Tatatachán! ¡Bienvenidos al Circo de Eli Gold! Dónde nada es lo que parece, no se da puntada sin hilo y los triunfos se celebran en el cuarto de las fotocopias. Gran parte del mérito de que The Good Wife pasara de ser una serie notable a una sobresaliente es gracias a que Cumming capitanea con ironía, maldad, sabiduría y clarividencia una trama política que ha permitido ascender a la serie a la liga de los grandes dramas de la actualidad. Si Josh Lyman tuviera un reverso oscuro ese sería Eli Gold, que no es tan malo como nos quiere hacer creer (en el fondo es un cacho de pan), aunque sí tan inteligente. Dicen en USA que los King se inspiraron en Rahm Emanuel, ex jefe de Gabinete de la Casa Blanca de Obama y actual alcalde de Chicago, para construir a Gold, el hombre que mueve los hilos detrás de todo gran líder político. Puede ser. Pero lo único claro es que hay muchos Eli Gold en el mundo de la política profesional, y que en muchas ocasiones son más inteligentes e interesantes que la gente para la que trabajan, pero es que campar por la trastienda del circo tiene su encanto, porque es en la trastienda donde los engranajes del poder se ponen en marcha. Con todos ustedes Alan Cumming, un actor superdotado para la más fina comedia y el más hondo drama con pretensiones.

Esta entrada fue publicada en Emmysalternative y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s