Máis Nunca

¡Abajo el Sha! ¡Abajo el Sha!

¿De qué coño va a hablar hoy el desgraciado este? ¿Del Prestige? ¿A cuento de qué? ¿Qué medicación está tomando para tratarse de lo suyo? Pues no. Hoy no voy a hablar de política.

Modo Cuento del abuelo ON

Queridos nietos, corría el año 2002. Noviembre, para ser más exactos. Vuestro abuelo era un ser humano joven y lozano aún, sí, ya sé que aún soy joven y lozano, pero en aquellos tiempos lo era más aún, puesto que estaba en la flor de la vida: La Era Teen (LET). Por aquellos días gobernaba en Galicia este señor, y en España este otro, ¡ah! y este que habla era ministro de Interior, y este de Fomento, aunque estaba de caza (creo que de sedal no) cuando pasó lo que pasó. Lo que pasó (“lo de ayer” “mis líos europeos” etc.) fue que el buque petrolero Prestige se hundió en frente de las costas de Galicia causando una debacle medioambiental nunca vista en nuestro país: la marea negra. Llegaron miles de voluntarios de todas partes para limpiar las costas, se hicieron cadenas humanas, manifestaciones, se activó por fin la dormida o nonata sociedad civil gallega, todos unidos en torno a un eslogan: Nunca máis. Y justo aquí es dónde reside la clave de la historia. Vuestro tío, que estaba empezando a hablar (repito, finales de 2002, principios de 2003) como quién dice, oía todo el día en la televisión “Nunca máis, Nunca máis”, y como hacía la pequeña Marjane Satrapi en Persépolis (¡Abajo el Sha! ¡Abajo el Sha!) se pasaba el día diciendo “¡Máis Nunca!, ¡Máis Nunca!” Y nosotros intentando que lo dijera bien: “Pablo é Nunca Máis”. Pero no había forma “¡Máis Nunca, Máis Nunca!”. Por mucho que lo intentamos nunca fuimos capaces de que lo dijera bien, fue imposible, justo en ese momento fui consciente de lo tozudo que sería toda su vida.

La marea negra pasó, desalojamos al Gobierno, 4 años después los perdonamos y lo devolvimos al poder, al chapapote lo sucedieron los incendios, año tras año, y llegamos a 2012, sumidos en lo que por aquellos días conocíamos como “la crisis económica más grande jamás sufrida”. Y un día de principios de julio, vuestro tío, que ya tenía 11 años volvió a decir algo al revés, y a empeñarse en que lo estaba diciendo bien. Y entonces el bisabuelo, es decir, mi padre, pronunció la frase: “Máis nunca”. Y justo en ese momento, tuve una revelación, mi particular “Proust y la magdalena”, viajé a toda velocidad al pasado y empecé a reírme, como cuando uno se ríe sin control ni dirección, una risa que me salió de dentro, de lo más hondo. Y esta vez comprendí lo volátil que es el tiempo, lo imposible que es retenerlo entre las manos. Y me sentí feliz, pero también viejo. Porque lo era. Mucho más viejo. No había sido capaz de detenerlo, y nunca lo sería. Era triste pero también hermoso. Era la vida en movimiento.

Esta entrada fue publicada en Cuentos del abuelo Ogando y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Máis Nunca

  1. la búlgara dijo:

    Que bonitos son esos momentos proustianos, eh. Parece raro, pero tiven que vir tan lonxe para revivir os sonidos, cheiros e imaxes que me levan sempre ao noso lugar común. A queo, a vijo, a avenida de castelao. Así, todos os días teño un anaquiño de vos, e non sabes o feliz que me fai, entre búljaros e demáis camada reirme cual tía rara cando hai un silencio acordandome do caldo moreno. E de Pabliño qué decir, todo un mito personal, un jefazo, e qué carallo se a el lle apetecía decilo doutra forma, a ver se non eran os outros os que o dicían ao revs!

  2. C.J. dijo:

    Ay, qué emotivo todo. Pabliño empezando a hablar, y la mariconera de Paz siempre a punto y tú riéndote por no llorar por saber que te estás haciendo mayor. Ojú!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s