El Tour que inició un reinado

Froome por delante de Quintana subiendo Mont Ventoux

Ha terminado el Tour número 100, el del final cuasi nocturno en Paris, el de la salida en Córcega, el de la doble ascensión a Alpe D’Huez y una etapa terrible coronada por el Mont Ventoux. Pero ante todo ha sido el Tour de Chris Froome, triunfador imperial. Segunda victoria consecutiva británica en la joya de la corona deportiva francesa. Ouch. God save the Queen.

Antes de que empezara el Tour todos sabíamos que iba a ganar Froome, lo que no sabíamos era cuan amplia iba a ser su victoria. Y fue amplia, muy amplia. El británico nacido en Kenia, de padres diplomáticos, de apariencia gélida, el chico que vende la idea de que siempre va cansado, cuando en realidad casi siempre va hasta arriba de energía, no dio opción a unos rivales lejos de su fortaleza. Ni Valverde, ni Purito, ni Mollema, ni Kreuziger (aunque estos 2 tienen margen de mejora aún) son corredores con un Tour en sus piernas, es la dura realidad. Contador, aunque ya haya vencido, tampoco, débil, endeble, hubiera sido una vergüenza que hubiera estado en el podio. No se lo merecía. No sabemos si se lo volverá a merecer.

Así, la única estrella que deslumbró en la oposición a Froome, a un Sky desarbolado, menos temible, caótico, más allá del líder y un incombustible Richie Porte, fue un joven colombiano con cara de anciano. Su nombre es Nairo Quintana, y es una bestia que no pedalea, repta. Tenemos nuevo escalador en la oficina, el problema de Quintana de cara a una general será sin duda gestionar las contrarrelojes, demasiado mundanas para un hombre que se mueve entre las nubes. Aún así, ni él pudo aguantar a Froome en Mont Ventoux, la montaña hacedora de mitos, dónde el amigo Chris sentenció una carrera entretenida, pero poco emocionante, y sobre todo empezó a crear su leyenda. El tiempo dirá, pero este puede ser el inicio de un largo reinado, por fin ha ganado el Tour alguien que ha sido el mejor todo el rato, en todos los terrenos. Este es el inicio de una nueva etapa, con corredores nuevos, si no que se lo digan a Cadel Evans, demolido por una realidad que no respeta a nadie. Es el momento de los jóvenes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s