Emmysalternative 2013: Actriz en Miniserie-Telefilm

6. Sigourney Weaver por Political Animals

Hilary 2016

No sé muy bien como convencieron a Sigourney Weaver para interpreter a una especie de Hilary Clinton que se deja manosear por ministros extranjeros y chulear por medio Washington. El caso es que lo hicieron, y a pesar de los elementos wtfuckeros y tróspidos que le endosaron Weaver como gran dama del cine que es sale viva, e incluso tiene unas cuantas secuencias de alto nivel. Es lo que tiene ser una grande, siempre caes de pié.

5. Hayley Atwell por Restless

UK, esa fábrica eterna de actrices brutales

Me rechifla Hayley Atwell desde que la descubrí en la adaptación de Los pilares de la tierra. La he seguido con cariño, y este año me regaló dos interpretaciones de primera, una es esta, la de una espía británica en la II Guerra Mundial, la otra no concursa en los Emmys porque la serie, la brutal e inteligentísima Black Mirror, no se emite en los Estados Juntitos, una pena, pocas interpretaciones femeninas he visto superiores a la suya del primer capítulo de la temporada. Aquí no está tan bien, o más bien no brilla tanto, y aún así es capaz de captar la tensión, el sufrimiento, la frustración y el ingenio de una espía enfangada en terrenos movedizos.

4. Romola Garai por The Hour

El hooperismo se extiende

Romola Garai es quizás la gran diva de la actual televisión británica. Un título que se ha ganado a fuerza de bien. Ojalá en cine le dieran tanta cancha como la que le da BBC. Es una actriz de esas que me gustan a mí. Elegante, comedida, graciosa. Echaré mucho de menos The Hour, y sobre todo echaré mucho de menos a Romola.

3. Laura Linney por The Big C Hereafter

Siempre te recordaré Cathy Jamison, creo que ese es el mejor piropo que puedo dedicarte

Desde hace mucho tiempo Laura Linney es una de mis actrices favoritas. Una debilidad. You can count on me, The Savages, The squid and the whale en cine, John Adams en tele. Muchas horas he pasado admirándola. Y sin embargo en The Big C nunca me acabó de convencer. La veía demasiado pasada de rosca. Demasiado entregada a la mueca gratuita. Pero este Hereafter es un punto y aparte, por fin me ha hecho sentir. Me ha conmovido. Y se lo agradeceré eternamente. Este viaje hacia la muerte a su lado ha sido precioso, duro, pero precioso.

2. Jessica Lange por American Horror Story. Asylum

Poniéndose guapa (y perfumada) para el señor, supera esto Helen Mirren a ver si tienes ovarios

Por el camino en mi lista se ha quedado la siempre eficiente Helen Mirren por el Phil Spektor de David Mamet. Lo digo porque es bien sabido que Helen y Jessica se disputan el importantísimo título de Mejor y más picantona Granny. En los Emmys podrán competir en escote y tetas retando a Newton. Aquí ha sobrevivido la más fuerte, Jessica Lange, la Diva definitiva. Lejos de la sensualidad de su Constance de la temporada pasada, este año Lange interpreta a una monja devorada por la culpa (y sus pulsiones acohólico-sexuales) que se mueve por los diversos grados de la locura como pez en el agua. Hay que ser una actriz muy grande para adueñarse de un papel tan rico, tan extremo. Jessica Lange lo es. Una de las más grandes actrices vivas. Así es que es la favorita al Emmy, aunque descartar a Helen Mirren, Laura Linney e incluso a la que viene a continuación es demasiado atrevido.

1. Elisabeth Moss por Top of the lake

Diciéndolo todo sin decir nada

Si Sarah Paulson fue mi  primer motivo para montar este guirigay, he aquí la segunda. Elisabeth Moss, mi ciencióloga favorita (cargo que tiene menos mérito que el de mi lesbiana favorita, siendo sincero). Elisabeth Moss y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo. Así es que llevo mucho tiempo queriéndola. Desde el instante en que hizo chili con Charlie hasta el último capítulo de esta temporada de Mad Men. Por si alguien dudaba de si Elisabeth Moss iba a tener vida (artística) más allá del final de la serie de Matthew Weiner, las ha despejado todas de golpe y porrazo. En Top of the lake, Moss da un recital de entrega y amor a un personaje. Se transforma, débil y rocosa a partes iguales, construye a una detective que huye de sí misma y de todo lo que le ha pasado hasta que ya no es capaz de huir más, hasta que la naturaleza la agarra por los tobillos y le impide seguir corriendo, escapando. Y así es como se enfrenta a todos sus demonios (propios y extraños). Para saber si sale victoriosa hay que ver la miniserie de Jane Campion hasta el último segundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las series de la semana y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s