Las canciones de la semana. E187

Duendes, hermosos seres

5. Baby Blue (Badfinger)

Se acabó Breaking Bad. A ver si un día saco las fuerzas para escribir sobre ello. Duele cuando ves a tus niños irse para siempre de casa. Gilligan que tiene el mejor oído de la televisión optó (una vez más) por salir de las opciones lógicas y escogió esta Baby Blue para cerrar la serie. Perfecta.

4. Simpathy for the Devil (The Rolling Stones)

Unas se van y otras llegan. Empezó en FOX la adaptación (por decirlo de alguna forma) de Sleepy Hollow a la televisión y lo hizo a golpe de Simpathy for the Devil. ¿Sutilidad? Ninunga. ¿Eficacia? Toda. Bendita locura.

3. Pájaro azul (Iván Ferreiro)

Mentiría si digo que he escuchado otra cosa esta semana que no sea el disco de Iván. Mentiría vilmente. Hacía tiempo que no me daba una perrencha con un disco como la que me ha dado con este. Estoy al borde de la demencia. ¡Hola borde!, sé que somos viejos conocidos. Hoy traigo tres canciones que no puse la semana pasada, para variar un poco. Pero aún así, Una inquietud persigue mi alma sigue estando muy dentro de mí. Cuán mal ha sonado esto último. Jesusito.

Me abrazaré contigo y esperaré a que me acaricies con tus brumas

2. Solaris (Iván Ferreiro)

Esta es claramente la canción más rara del disco. Más rara que un perro verde. Me atrapa. Mucho. Y muy fuerte. Esta canción me entiende. Gracias, Solaris.

Vivo esperando siempre que tú me cuentes que estoy adentro de lo que sientes. Dicen que las palabras que se abandonan no son de nadie.

1. Cómo conocí a vuestra madre (Iván Ferreiro)

Es una de las canciones menos oscuras del disco y me gusta mucho y que pegadiza es la jodida. Y cuán feliz me hace, de una forma un poco turbia. O un mucho. Yo que sé.

No hay otra razón que te pueda dar, es tu movimiento que me lleva a otro lugar. Y aún quiero saber que es lo que me da que me han vuelto las ganas de comerme el mundo.

Publicado en Las canciones de la semana | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Las canciones de la semana. E185-186

#pisachís

10. Moriría por vos (Amaral)

Siempre funcionará esta canción, siempre me sacará una sonrisa, siempre estaremos a gusto juntos.

9. All you need is love (The Beatles)

#PutaGlee ha vuelto con trospi-especial de los Beatles. Ha habido mucha profanación como era de esperar y una pedida de mano demencial a golpe de All you need is love. Si es que de los más sencillo pueden salir verdades como puños.

8. Pandelirios (Iván Ferreiro)

Me gusta, no es una canción bombón, pero nos hemos pillado el punto mutuamente.

7. El dormilón (Iván Ferreiro)

Parece ser que es el single del disco. Es la más alegre en un disco bastante gris (no en cuanto a calidad, en cuanto a tono, sentimiento, alma).

6. Alien vs. Predator (Iván Ferreiro)

Iván con Julieta Venegas cantando una canción de amor. Funciona la jodida.

5. Chainatown (Iván Ferreiro)

No sé si spoty ha titulado mal la canción o es una “coña”. Seguramente lo segundo, ¡ay pequeño gran hombre, cuán travieso es usted! Mientras las letras estén en esta liga y se me metan tanto en la cabeza haz las coñas que quieras, bandido.

4. Twin Peaks (Iván Ferreiro)

Una canción que se llama Twin Peaks no podía no gustarme. Me gusta pequeño duende, me gusta. Buen trabajo. Cuando la escucho me siento como en casa, en un lugar que ya conocía, arropado.

3. Hielo T (Miss Caffeina)

Son super poppies, y yo en el fondo también.

Yo sé que todo tiene solución, que esto es cuestión de verlo medio lleno, que a veces no tenemos otra opción, lo mejor es decidir si aún nos tenemos.

2. Mi rutina preferida (Miss Caffeina)

Es tan tierna esta canción, tan hamor.

Dónde nadie sabe verte, dónde nadie se ha atrevido a entrar, dónde dicen que hay peligro de derrumbe, dónde a veces siempre duele, dónde cuesta respirar.

1. Una inquietud persigue mi alma (Iván Ferreiro)

No es nuevo que las primeras veces que escucho un disco me enamoro perdidamente de una canción. La de Historia y cronología del mundo de Don Iván Ferreiro es esta. Me pone los pelos de punta. Es preciosa.

Y aquella antena que puse para oírte no me funcionó, la Puerta de Tanhäuser se cerró detrás de mí, si no recibes esta grabación es que me perdí.

Publicado en Las canciones de la semana | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Emmysalternative 2013: Serie de Drama. Parte II

Recuento de piezas ganadas. Breaking Bad 2 (Actor y actriz de reparto), Game of Thrones 1 (Episodio), The Good Wife 1 (Actriz) y Homeland 1 (Actor de reparto). Vamos allá, las 6 elegidas.

6. Homeland (Showtime)

Bésame, bésame mucho, que tengo miedo a perderte, perderte después

Si la temporada hubiera tenido 9 capítulos, Homeland sería la número 1. Vaya nivel. Vaya locura. Esos dos tercios de temporada de Homeland fueron magia. Pero después vinieron los marcapasos robotizados y los escondites subterráneos que los SWAT  no pueden encontrar pero una analista trastornada sí. Y la credibilidad de la serie se resintió. Aún a pesar de sus errores Homeland sigue siendo una gran serie, una serie inteligente que aborda como ninguna otra el campo de minas que es el mundo actual.

5. Breaking Bad (AMC)

A ver quién cuenta todo esto para llevarlo al banco

El año que viene es prácticamente imposible que no esté en el 1. Este año se tiene que conformar con el 5. La primera parte de la quinta temporada fue sólida, tuvo cimas, como el Fifty-one del que ya hablé y sobre todo puso los cimientos para la juerga posterior. Como pero lo inverosímil que fue lo del tren y también lo de la cárcel, resueltas ambas tramas eso sí con sendos trabajos de dirección acojonantes. Es lo que tiene ser la serie mejor dirigida de la televisión.

4. Mad Men (AMC)

Sí, Mad Men. Sí, en el cuatro. Sí, ha pasado. No somos nadie. Esta temporada de la serie de Matthew Weiner tuvo un arranque flojo, o más que flojo desconcertante, difuso, con un Don Draper lost in translation. Visto con perspectiva ese arranque tuvo sentido. Don Draper tenía que volver a jugar a ser Don Draper para tocar fondo y querer ser por fin un Don Draper diferente. Pero aún así eso no redime a la serie de que las cosas no acabaran de funcionar hasta la fusión empresarial. A partir de ahí Mad Men rindió a pleno rendimiento, escrita con cariño, precisión y gusto, como siempre. Peggy volvió a ser lo más interesante de la serie, recuperamos a Betty por fin, Joan estuvo en el banquillo por desgracia, y pudimos teorizar sobre quién es Bob Benson y qué trama y sobre la camiseta de la mujer de Polanski que le calzaron a la pobre Megan. Fue desde luego la temporada de lo baibenes y las teorías demenciales. Fue una temporada divertida.

3. House of Cards (Netflix)

In Devil we trust

House of Cards es la serie que esperaba con más ganas esta temporada y no me decepcionó. Fincher y Willimon adaptando las novelas de Michael Dobbs adaptadas a su vez para la BBC de los 90 por Andrew Davies, dando lugar a una de mis miniseries favoritas. Estaba totalmente IN con este proyecto. Y la adaptación de un thirller político totalmente británico a la muy diferente política americana ha sido una bomba. La estrategia de Netflix de poner a disposición de los usuarios todos los capítulos de la temporada de un golpe provocó que consumiera la serie en 2 días, devorando capítulo tras capítulo, bing watching se hace llamar este tipo de maratones. Y así, mientras que el resto de las series tengo tiempo para reposarlas y analizarlas, con House of Cards tuve un fin de semana de amor, pasional, irreflexivo, salvaje. La historia de un perverso congresista al que se le promete ser secretario de Estado, se le niega el cargo, y él decide poner en marcha un ambicioso y vengativo plan para hacerse con El Poder, así, en mayúsculas, es por su propia naturaleza adictiva, hermética, asfixiante. Si además (y a diferencia de la House of Cards británica) la forma la asienta David Fincher dirigiendo los dos primeros capítulos y se encomienda después a directores televisivos de primera, lo que uno obtiene es un festín seriéfilo. Ganazas por ver la segunda.

2. Game of Thrones (HBO)

DRACARYS

De las 6 nominadas al Emmy la verdad es que ninguna me parecería una mala ganadora, quizás Downton es la que menos me gustaría porque está por debajo del resto, y Game of Thrones sería la que yo votaría si fuera miembro de la Academia. Los que nos dijeron que el tercer libro era el mejor no nos engañaron. Además Benioff y Weiss estuvieron mucho más finos combinando tramas y repartiendo tiempos. El resultado fue que Game of Thrones pegó un enorme salto de calidad, firmando su temporada más redonda, compensada y cohesionada (todo lo cohesionada que puede estar esta serie). Todas las tramas de King’s Landing fueron geniales, la Khaleese volvió a ser un personaje interesante tras el desbarajuste de ¿dónde están mis dragones? de la segunda temporada, Jon Snow estuvo un poco menos cansino, realizó un gran cunilingüis y su cobriza salvaje nos dejó la ya simbólica “you know nothing Jon Snow”. Por poner peros la trama de Bran sigue sin arrancar y la trama del pobre Theon se les fue de las manos (esa trama salchichera yisus!). Aún así, un servidor de lo pasó teta (nunca mejor dicho en esta serie), con el mayor espectáculo televisivo del año. Ahora sí, Game of Thrones juega ya en la liga de las grandes.

1. The Good Wife (CBS)

Florick, Amos & Associates

Llegado el momento no sé muy bien que escribir sobre The Good Wife que no haya dicho ya para justificar este primer puesto. Voy a tirar por lo más simple. The Good Wife es la serie que más espero cada lunes a lo largo de la temporada, la que veo con más concentración, con más placer, con más gusto. Cuando sus capítulos se acaban siempre me digo ¿ya? ¿tan pronto? Y cuando llega el invierno y deja de emitirse todas las semanas esos lunes sin TGW son un poco más amargos. The Good Wife es la serie más regular de la televisión, el único drama de network que juega en la liga de los dramas de cable, con las complicaciones que eso tiene. The Good Wife no puede tener sexo, ni insultos y en cambio sus temporadas tienen 22 capítulos frente a los 13 del cable. También es la más elegante, la más puntillosa, la que tiene el mejor reparto y los mejores actores invitados. Es un procedimental que siempre sirve casos interesantes (y actuales) y desarrolla varias tramas de fondo ligadas al poder, a la política, a la ambición, todo ello sin olvidar el alma de unos personajes que a pesar de sus defectos son humanos, dándole a su protagonista una dimensión y profundidad que pocos personajes femeninos han tenido. Por todo esto The Good Wife es mi ganadora de este año, por todo esto y porque lo dice el frikiexcel.

Publicado en Emmysalternative | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Emmysalternative 2013: Serie de Drama. Parte I

5 series empataron en mi frikiexcel con la misma nota, así que en vez de ser 10, son 12. Ha sido un grandísimo año de dramas. Fuera se queda Downton Abbey que teniendo una temporada mejor que la segunda este año no entre por el altísimo nivel que hubo. Tampoco están dos obras tan rotundas como Justified o Rectify, la irregular y salvaje Boss y ese soplo de aire fresco que fue Orphan Black.

12. Boardwalk Empire (HBO)

Un hombre acorralado es un hombre peligroso, porque es impredecible

La segunda temporada de la serie de Terence Winter había terminado quemando muchas naves y alterando la estructura de la serie. Nada volvería a ser lo mismo, sin embargo Boardwalk Empire ha sabido mantener el listón. Margaret ha cargado con el corazón, Nucky con la cabeza y el brutal malvado compuesto por Bobby Cannavale ha aportado la sangre, el frenesí, la locura. Esta serie es una roca, además de un portento visual.

11. The Newsroom (HBO)

Loca del coño borracha de poder #danger

A The Newsroom le han llovido palos por todas partes. La mayoría de ellos merecidos. La moralina barata, lo tramposo que es jugar con acontecimientos ya ocurridos para regañar a los medios, unos personajes femeninos al borde de la histeria constante, los engranajes de guión deus ex machina tipo “tengo un amigo que justo está en el lugar de la noticia o mi primo segundo es el jardinero del protagonista de tal escándalo” y alguna crítica más que se le ha hecho. Todo es verdad, salvo alguna cosa. Y aún así tengo que reconocer que pocas series me lo hacen pasar tan bien como The Newsroom. El verano es un poco mejor con Sorkin mandándome a dormir los lunes a la noche. Esto no es The West Wing, lo que allí era orgánico aquí resulta fingido, artificioso. Aún así siguen los diálogos brillantes y veloces. Las interacciones fugaces entre personajes y unas cuantas buenas ideas (idealistas). No es la serie que esperaba que fuera pero es una serie que a pesar de todo me divierte muchísimo.

10. Damages (Direct TV)

Rose Byrne imitando a Glenn Close en Albert Nobbs ante la atenta mirada de Glenn Close

Siempre es triste decir adiós a una serie a la que le tienes un cariño edificado con el paso de los años. Damages además fue de las primeras series que un servidor empezó a ver, antes incluso de tener internet en casa. Es algo personal. Esta quinta temporada presentó como caso un sucedáneo de Wikileaks con Ryan Phillippe haciendo de una especie de Assange buenorro y aún más turbio. Y fue interesante porque supieron abordar las cuestiones más interesantes que pululan por el caso real. Pero lo que el espectador quería ver era la batalla final entre Patty (Glenn Close) y Ellen (Rose Byrne), enfrentadas por primera vez en un caso, atrapadas en un juego psicológico cada vez más peligroso. El final fue satisfactorio. Ellen sigue siendo un ser humano. Mi corazón sigue latiendo.

9. Shameless US (Showtime)

Noooooooooooooooo

En un mundo lleno de cinismo, de trapos sucios, de maldad al fin y al cabo, Shameless es un remanso de ternura, de corazón. Shameless es una serie que duele porque es imposible no amar a esta panda que camina siempre por el borde de un precipicio. También es una serie que saca sonrisas, porque combina como ninguna otra drama y comedia. Es la demostración de que unos buenos personajes lo son todo. Da igual lo que nos cuenten, solo queremos tener 50 minutos al lado de Fiona y sus pequeños monstruos. Es mi happy place, la alegría que me trae enero. Fiona e Ian son ya dos de mis personas (no reales) favoritas y seguiré sufriendo y disfrutando a su lado.

8. The Americans (FX)

La perfecta familia americana

Creo que ya lo dije pero lo voy a repetir, The Americans es el estreno más sólido del año. No mi favorito, de ese hablaré mañana, pero sí el más sólido, el que tiene menos aristas, el más serio. Un matrimonio falso de espías rusos vive en un barrio suburbial de Washington en una típica casa blanca con sus dos hijos. Al barrio se muda un agente del FBI con su familia desquebrajada. Y a partir de ahí, un baile de máscaras. Drama político, cine de espías, drama familiar. Todo en uno. Y todo el que me conoce sabe que estas tres cosas me gustan mucho. The Americans si se lleva bien puede acabar siendo una grande. Ojo. Una grande de verdad.

7. Treme (HBO)

Preparándose para el Mardi Gras <3

Treme es la única de estas 6 series que no obtuvo la misma nota en el frikiexcel. A su favor juega que New Orleans me tiene totalmente embaucado, que su retrato optimista de la miseria humana me enternece, que el Mardi Gras es la fiesta del mundo a la que más me gustaría ir, que la música, ¡oh la música! es una delicia, que el reparto es para enmarcar y que nunca quiero que se acabe. David Simon (The Wire), quizás el mayor genio de la televisión, lo ha vuelto a hacer, es el mejor cronista de la América urbana. Ahí es nada. Y sí, Treme refuerza esa frase suya tan polémica: ¡qué se joda el espectador medio! En diciembre empieza la última temporada, y yo, yo me siento un poquito más pequeño.

Publicado en Emmysalternative | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Emmysalternative 2013: Episodio de drama

Es difícil escoger solo 10 capítulos de los cientos que he visto este año. Muy difícil. He optado por poner solo un capítulo por serie para que haya más variedad. Lo siento por algunas, sobre todo las primeras de la lista que tenían capítulos muy buenos para colar a mayores.

10. In control de The Americans. Dirigido por Jean de Segonzac. Escrito por Joel Fields y Joseph Weisberg

Los jersés de cuello vuelto SIEMPRE VUELVEN

Los jersés de cuello vuelto SIEMPRE vuelven

Los primeros tres capítulos de The Americans me gustaron, estaban bien hechos, planteaban cuestiones interesantes, la atmósfera estaba lograda, pero yo no acaba de conectar del todo con la serie. Pero al 4º lo lograron. En In control el intento de asesinato de Reagan descorcha lo mejor del matrimonio protagonista y permite por primera vez que en el espectador cale la compleja situación en la que se encontraba la Guerra Fría al inicio de la presidencia de Reagan, cuando se vivía con la amenaza de que cualquiera de los dos bandos pudiera apretar el gatillo.

9. A man, a plan… de Boardwalk Empire. Dirigido por Jeremy Podeswa. Escrito David Flebotte

Haciendo la envolvente

Haciendo la envolvente

Boardwalk Empire es acusada constantemente de ser una serie fría, y sin embargo ha tenido alguna de las tramas emocionalmente más asfixiantes de los últimos años. Una de esas tramas se cuenta en este capítulo. Pura devastación. Podeswa sabe jugar con el espectador. Y el espectador solo puede dejarse hacer, porque está completamente embaucado. Ay, Margaret, ay.

8. A long way from home de Shameless US. Dirigido por Memi Leder. Escrito por Etan Frankel

Sentimiento

Dudé entre la finale y este capítulo, pero al final me decidí por estos 50 minutos en los que los Gallagher estuvieron fragmentados hasta que Fiona, en uno de los mejores momentos de Emmy Rossum en toda la serie, reconstruye el puzle delante del juez. Enésima vez que vemos las entrañas de una de las grandes heroínas de la televisión. Y sigue doliendo tanto como la primera vez. Además la devastadora secuencia entre Ian y Mickey en el descampado con pistola de por medio. Fiona e Ian, siempre Fiona e Ian.

7. But you don’t do that anymore de Damages. Dirigido por Glenn Kessler. Escrito por Glenn Kessler, Todd Kessler y Daniel Zelman

Jódete zorra, ¡mala más que mala!

Así se cierra (a pesar de los chromas finales yisus!) una serie. El caso de la temporada queda finiquitado y el motor de la serie, la relación entre la despiadada Patty y la superviviente Ellen da sus últimas curvas. Al final del camino, de la partida de ajedrez, Patty pierde, porque Ellen elige no ser Patty, sino ella misma.

6. Episode 5 de Downton Abbey. Dirigido por Jeremy Webb. Escrito por Julian Fellowes

Mira que final de capítulo más cuco te hubiera quedado si tuvieras corazón Fellowes ¡malo más que malo!

Mira que final de capítulo más cuco te hubiera quedado si tuvieras corazón Fellowes ¡malo más que malo!

Nada se le da mejor a Julian Fellowes que cargar las tintas dramáticas. Bueno, escribir one-liners para la condesa viuda se le da muy bien también. Para el ecuador de la temporada Fellowes nos reservó el mayor golpe dramático de la serie. Y le salió redondo. 10 minutos finales que son para comprarte una tarrina de helado y esconderte debajo de la colcha. No es justo. La vida tampoco lo es. En Downton la muerte es el pan nuestro de cada día.

5. The Better Half de Mad Men. Dirigido por Phil Abraham. Escrito por Erin Levy y Matthew Weiner

Siendo un 11 Betty Draper y un 0 un orco de ESDLA ¿cuán de bueno estás tú?

Esta temporada de Mad Men, al revés que en las 5 anteriores, el amigo Weiner no parió uno (o dos) capítulo memorable, de esos que impactan, que huelen a obra maestra. Sin embargo sí que nos regaló unos cuantos capítulos de altura. Este es mi favorito. Con Don y Betty volviendo a ser Don y Betty tanto tiempo después. O no, porque esta Betty es muy superior a este Don. Las cosas han cambiado mucho. Don ya no puede jugar con Betty porque Betty se conoce todas las jugadas. Y para la historia queda ya el lapidario “that poor girl she doesn’t know that loving you is the worst way to get to you”. Auch. Quema.

4. Q&A de Homeland. Dirigido por Leslie Linka Glatter. Escrito por Henry Bromell

Os dije que os ibais a quemar

Prácticamente cualquier capítulo de los 8 primeros de la temporada podría estar aquí. O incluso los 8. Pero he elegido la opción obvia. El capítulo del interrogatorio. Brody, Carrie, lo jodidos que estamos todos. Cuarenta y pico minutos que no podrían estar mejor escritos, con más tacto, con más conocimiento de causa, con más pasión. A tumba abierta. En estos Emmys solo hay dos capítulos que están nominados tanto a guión como a dirección, uno es el episodio 5 de Downton Abbey (en USA es el episodio 4 porque alteran la duración de los capítulos), el otro es este Q&A. Redondo.

3. Fifty-One de Breaking Bad. Dirigido por Rian Johnson. Escrito por Sam Catlin

#sufrocomoSkyler #teamchapuzón

#sufrocomoSkyler #teamchapuzón

El tándem Johnson-Catlin había parido el fundamental The Fly (quizás el mejor bottleepisode de la historia) así que el listón estaba alto. Y lo reventaron. Walter White cumple años. Walter White quiere que Skyler sea la devota esposa que era antes. Walter White maltrata psicológicamente a su esposa. La ambiente es insoportable. Una pequeña joya de drama psicológico. Terrible de inicio a fin. El Polanski más enfermizo debe estar aplaudiendo. La secuencia en la que Walter obliga a Skyler a cortarle el bacon es escalofriante. Vaya demostración de sabiduría audiovisual. Maravilloso. Querría más, pero no sé si sería capaz de soportarlo. Breaking Bad tiene 2 capítulos nominados en dirección y uno en guión. Este no es ninguno de esos 3. No puedo entenderlo. Skyler, yo también estaba esperando a que volviera el cáncer.

2. What’s in the box? de The Good Wife. Dirigido por Robert King. Escrito por Michelle King y Robert King

¡Más madera! ¡Más madera! Si esto fuera HBO Alica acabarías a cuatro

Los King (aka mejor matrimonio vivo) atacan de nuevo. Otra finale de The Good Wife de sentarse, clavar las uñas, abrir la boca y dejar escurrir las babas. Vaya pluma tiene este par. Cuando The Good Wife se pone política arrasa. Cuando se pone muy política… es mejor cerrar el chiringo. No contentos con jugar con la democracia y la corrupción añaden al cóctel las intrigas de bufete y el desgarrado corazón de Alicia Florick. Uff. 40 minutos mágicos, perfectos. 40 minutos que en Tiempo Luis fueron 40 segundos. Quería más, necesitaba más. Quiero más, necesito más. Por fin es septiembre. Gracias, otoño.

1. The Rains of Castamere de Game of Thrones. Dirigido por David Nutter. Escrito por David Benioff y D.B. Weiss

En Game of Thrones EL capítulo es siempre el número 9, por eso las expectativas eran altas. Y cuando llegó, fue un terremoto. The Rains of Castamere es de lejos el capítulo más comentado de la temporada 2012-2013. No es para menos. Puta locura. Puta bendita locura. Está nominado al Emmy a mejor guión. Y me parece una vergüenza que no lo esté David Nutter, por el que es el mejor trabajo de dirección del año. Puto genio. Puto bendito genio. Ya no solo por las secuencias de la Boda Roja (ahí arriba, los 8 mejores y más intensos minutos de la temporada). Acojonantes. Sino por la atmósfera malsana con la que pintó todo el capítulo desde el segundo uno hasta que se cerraron las puertas, empezó a sonar The Rains of Castamere y Catelyn Stark descubrió lo que el amigo Roose Bolton llevaba debajo de la camisa: muerte.

Publicado en Emmysalternative | Etiquetado , , , , , , , , , | 3 comentarios

Emmysalternative 2013: Actriz en Drama

Al revés que en la categoría anterior en esta los Emmys y yo no podríamos estar más en desacuerdo. 2 de 7. Terrible. Los viejos televisivos han cogido mi categoría favorita y la han destrozado. Por ahí no puedo pasar.

6. Keri Russell por The Americans

En Siberia cuando se acaba el vodka nos calentamos así #machoempotradoreslasolución

Felicity ha tardado pero por fin ha encontrado su papel. Esta rusa de hielo que se derrite lentamente, pero de forma imparable, le ha permitido dar un vuelco a su carrera. Y lucirse. Keri Russell saca adelante un personaje muy complicado, y que se aproxima más a los antihéroes masculinos de la televisión (Tony Soprano, Walter White, Don Draper…) que a los grandes personajes femeninos dramáticos que hemos visto hasta ahora (sin ir más lejos las aquí presentes Carrie, Alicia y Peggy). Y eso tiene mucho mérito. Keri tiene que demostrarnos que siente aunque intente ocultarlo. Es tan complejo como suena, y lo logra.

5. Emmy Rossum por Shameless US

Ese sombrero tiene que ser mío

Un Emmy para Emmy. Fuerte, débil, rocosa, destrozada. Fiona Gallagher, una heroína. Emmy Rossum por tercer año consecutivo robada en los Emmys. No hay corazón. Queridísimos ancianos que votáis en los Emmys, no tenéis corazón, ni gusto, ni nada. Pocas actrices son capaces de captar los sentimientos que se adueñan de sus personajes y lanzárselos a la cara al espectador haciendo que la experiencia televisiva sea inmersiva. Emmy es una de esas pocas elegidas. Tercer año. Tercero de muchos, si Showtime así lo quiere.

4. Claire Danes por Homeland

Sujétame la cabeza, que se me va un poquito

Este Emmy tiene dueña desde el primer segundo que Claire Danes tiene en la season premiere. No sé ni que hacía. Da igual. El Emmy era suyo ya (a no ser que Kerry Washington y su mega campaña digan lo contrario). Pasada (aunque menos que el año pasado), grandiosa, emocional, destroyer, fascinante. Claire Danes tiene una forma de interpretar muy invasiva. Eso hace que sea carne de chistes (sus muecas son ya un icono televisivo) pero a la vez que su interpretación sea tan admirada. Es un trabajo peligroso, y joder, tremendo en todos y cada uno de los sentidos. Claire Danes es pura entrega.

3. Tatiana Maslany por Orphan Black

Yo tras enterarme de la no nominación de Tatiana

La Maslany (su nivel de divismo hace que se haya ganado el “La”) hace la exhibición (nunca mejor dicho) interpretativa del año. Encarna a tantos personajes que ya he perdido la cuenta. Para la historia su mujer desesperada, su bollocientífica y su macarra sexy de extrarradio. Maslany es todas ellas (y unas cuantas más) y sin embargo ellas no son todas una. Ganó el Critic’s Choice. Normal, es imposible no amar su exhibicionismo. Tiene un largo futuro por delante.

2. Elisabeth Moss por Mad Men

Alguien necesita hacerle un agujero más al cinturoooooón

Una de las sospechosas habituales, uno de mis amores, una de mis niñas. Otro año más coge a Peggy Olson y la hace correr hacia adelante sin mucha dirección (o quizás con toda). Pocas veces una actriz ha tenido el regalo de desarrollar un papel que evoluciona tanto a lo largo de su historia. Elisabeth Moss hace esa evolución creíble, apasionante, divertida y emotiva. Veremos qué pasa con su carrera tras el final de Mad Men, pero es una gran actriz, no me cabe la menor duda.

1. Julianna Margulies por The Good Wife

Y justo tras este plano… BOOM BITCHES GAME CHANGE

Pues sí. Aquí estamos, por tercer año consecutivo, mi favorita sigue siendo ella, la de aquí arriba, la reina de la elegancia y la sutileza interpretativa. Alicia Florick ha dado muchos saltos este año. Muchos. En todos y cada uno de los terrenos de su vida. Ha estado caminando por el alambre y al final ha decidido bajarse de él, y lo ha hecho marcándose un triple salto mortal. Sin red. Y yo cuando veo a Julianna Margulies, sus ojos, su cara, su cuerpo, veo todo eso. No necesito que hable, aunque ella habla, y ríe, y yo muero de amor.

2011: Julianna Margulies por The Good Wife
2012: Julianna Margulies por The Good Wife
2013: Julianna Margulies por The Good Wife
Publicado en Emmysalternative | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Emmysalternative 2013: Actor en Drama

En esta categoría, al igual que en actriz de comedia, los Emmys y yo tenemos opiniones similares por lo visto. Aunque estuve a punto de darle un revolcón al final opté por ser más clásico. Fuera se quedan Adam Young (posiblemente la interpretación más diferente del año) por Rectify, el siempre brillante Steve Buscemi de Boardwalk Empire, y dos de mis ojitos derechos los dos años anteriores, los muy fuckeables Timothy Olyphant (otro año más dando lo mejor de sí mismo en Justified) y Charlie Hunnam. Lo siento Charlie, has perdido la nominación en los únicos premios del mundo que te hacen caso (y para eso son premios que no existen jajaja) pero eh, ¡qué más te da! ¡eres Grey!

6. Jeff Daniels por The Newsroom

Yo tras una semana en Santiago hablando solo con las cajeras del Gadis

Estuve a punto de no meterlo, de castigar un poco a Sorkin, pero al final la cabra tira al monte, y mi monte es el sorkinismo ciego. Daniels ha evolucionado mucho desde Dos tontos muy tontos. Mucho. En The Newsroom sabe ponerle cara al pedante protagonista. Y no todo el mundo sería capaz de hacerlo. Tampoco es fácil recitar las frases de Sorkin y resultar convincente. Ni parecer vulnerable cuando tus palabras dicen que eres un muro contra el que uno podría darse cabezazos toda la vida.

5. Damian Lewis por Homeland

¡Soy el Mago Teto, me quito la esposa y te la meto en un solo movimiento!

Lewis interpreta al hombre más atormentado de la televisión, eso es un regalazo. Sin embargo este año su personaje perdió esa aura enigmática que tanto enriquecía la interpretación de Lewis. Aún así su retrato de un hombre sin futuro, atrapado entre dos frentes sigue siendo lo suficientemente rico para ser aplaudido. A ver que le depara esta temporada de Homeland… pintan bastos.

4. Matthew Rhys por The Americans

A él tampoco le gustan los negros, y eso que no sigue La Carrera (ATENCIÓN: Señores de internet, no soy racista, es sólo una broma (de poco gusto, lo sé). ¡Viva la raza!)

Matthew Rhys es una debilidad de un servidor desde antes incluso de que fuera un seriéfilo. Desde el inicio de los tiempos cuando veía Brothers & Sisters de madrugada en Cuatro. Esos son los precedentes. Aún así, creo sinceramente que cualquier persona que haya visto The Americans estará de acuerdo conmigo que se sale. Rhys interpreta a un espía ruso en los USA que empieza a verse seducido por el american way of life, lo cual le crea no solo un conflicto interno si no sobre todo uno externo con su gélida y ultra-patriota mujer de pega. Y así, toda la temporada viviendo en el alambre. Sensible, despiadado, complejo. Y Rhys se maneja a las mil maravillas entre el padre de familia sensible y el espía – action man. Lo cual tiene mucho mérito #inmyopinion.

3. Jon Hamm por Mad Men

Cuando has probado el mejor solomillo es difícil no querer volver a comerlo

El primer año ganó, el año pasado fue segundo, este año tercero, parece que cada año quiero un poco menos a Hamm. Pero no es así. Lo quiero cada vez más y este año ha estado quizás mejor que nunca  porque en la recta final de la temporada Don Draper ha cambiado, posiblemente para siempre. El canalla mujeriego parece que ha muerto para siempre vencido por el hombre que quiere perdurar. Hamm demostró en la finale que es capaz de encarnar al nuevo Draper. Que se puede lucir haciendo otras cosas, que no solo puede interpretar a un mojabragas alcohólico. Y con eso ha callado muchas bocas. Tiene recursos, no es James Gandolfini ni Bryan Cranston, pero es bueno.

2. Kevin Spacey por House of Cards

Yo engañando a mi mejor amigo, mi balón de plástico, antes de decirle que no comeré pasta mañana

No poca gente cree que es el favorito para ganar el domingo (yo creo que Cranston y Lewis no son rivales pequeños precisamente, por mucho que seas el ganador de dos Oscars Kevin Spacey). No sería injusto. Incluso la gente que ha criticado duramente la serie y algunos de sus planteamientos estilístico-narrativos (como la ruptura de la cuarta pared por parte del personaje de Spacey) han reconocido el poderoso ejercicio interpretativo de su protagonista. Spacey se lanza a bocajarro a interpretar a un personaje de una dimensión gigantesca, un hombre corroído por el rencor, la avaricia y la necesidad de poder. Un personaje jugosísimo, complejo, retorcido, esquivo, del que Kevin Spacey consigue extraerle todo hasta dejarlo tiritando. Ha dado una exhibición. Punto.

1. Bryan Cranston por Breaking Bad

Y al final Walter White se equivocó. La soberbia puede ser peligrosa. Explicar por qué Bryan Cranston es el mejor actor dramático un año más es difícil, porque es difícil retratar lo grandioso. Pocas interpretaciones, por no decir ninguna, tienen los matices, la profundidad, la garra y la entrega de la de Cranston. Su batalla ya no es (hace tiempo en realidad) la de pelear por ser el mejor actor de la temporada, su batalla es por ser el mejor actor dramático de la historia de la televisión. Así de grandilocuente. Y la batalla se está poniendo cruda porque ya solo veo a James Gandolfini a su altura. Quizás pueda resultar exagerado y haya que esperar a observar su trabajo con cierta perspectiva temporal, pero es lo que siento, lo que veo, lo que me sale de las entrañas, Bryan Cranston no es de este mundo. Es capaz de representar una cosa, y al segundo siguiente la contraria, moverse entre el lo dulce y lo más inhumano en un visto y no visto. Acojonante.

2011: Kyle Chandler por Friday Night Lights y Jon Hamm por Mad Men
2012: Bryan Cranston por Breaking Bad
2013: Bryan Cranston por Breaking Bad
Publicado en Emmysalternative | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios